La amígdala en la esquizofrenia y el trastorno bipolar

RESUMEN

Con frecuencia en los trastornos del espectro psicótico, la amígdala sirve como un centro importante para dilucidar los sustratos neurales convergentes y divergentes en la esquizofrenia y el trastorno bipolar, los dos grupos más estudiados de condiciones del espectro psicótico.

Se realizó una búsqueda sistemática de bases de datos electrónicas hasta diciembre de 2017 para identificar estudios de neuroimagen de la amígdala en la esquizofrenia y el trastorno bipolar, que se centran en la RM estructural, la imagen con tensor de difusión (DTI) y los estudios de conectividad funcional en estado de reposo, con énfasis en el estudio cruzado. 

Se seleccionaron noventa y cuatro estudios independientes para la presente revisión (49 estudios de IRM estructural, 27 DTI y 18 estudios de IRM funcionales en estado de reposo). También se seleccionaron, y se analizaron en un metaanálisis separado, 33 estudios volumétricos con la amígdala como la región de interés.

Se encontraron volúmenes reducidos de amígdala izquierda, derecha y total en la esquizofrenia, en relación con los controles sanos y los sujetos bipolares, incluso cuando se restringieron a cohortes en las primeras etapas de la enfermedad. No se observaron anomalías de volumen en sujetos bipolares en relación con controles sanos. Los estudios de morfometría de forma mostraron una deformidad de la amígdala o ninguna diferencia en la esquizofrenia y ninguna anomalía en el trastorno bipolar.

En contraste con los hallazgos volumétricos, los estudios de DTI del tracto del fascículo uncinate (que conectan la amígdala con las cortezas medial y orbitofrontal) mostraron una anisotropía fraccional reducida (un marcador de anomalía de la microestructura de la materia blanca) tanto en pacientes con esquizofrenia como bipolares, sin cruz.

Mientras que la disminución de la conectividad funcional amígdalar-orbitofrontal se observó generalmente en la esquizofrenia, se encontraron patrones variables de conectividad amígdalar-orbitofrontal en el trastorno bipolar.

Los estudios futuros pueden considerar adoptar enfoques longitudinales con imágenes multimodales y subtipos clínicos más extensos para probar los cambios subregionales amígdalares y su relación con las secuelas de los trastornos psicóticos.

Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:https://journals.lww.com

Publicado por BUENOS DÍAS SEÑOR

Trato hoy desatando y doy la amargura feliz al prójimo, en la vida que ya viví en la soledad amamantada, no hay un gramo de color no vivido,el que yo quiero, lo otro es el orgullo de nuestras naciones, que nos impulsan denostados, al vergel del paraíso, una y otra vez lo juro; pero no me lleves la contraria, cuando se te ven los ojos rubillos, de querer lo que no se puede, de hecho lo conseguido me deja vivir bien, y sentir el cariño del país y sus vienes raíces, estoy bien ,esto no es poco ,lo que vamos viendo... BUENOS DÍAS SEÑOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: